Ojitos lagrimosos.

“A la viejita que nunca conocí, pero que salía al balcón todas las mañanas a tomar el sol”.

Los viejos callan, porque la prudencia es aquello que han conquistado por la fuerza, pero en sus miradas, la tristeza de saberse asediados se asoma sin querer.

Y digo “viejos” porque con esa misma palabra quiero que me llamen a mi tiempo, porque representa la dignidad de quién caminó el camino y no solamente miró a otros pasar.

Viejo” Con la crudeza de la vida misma.

Con la verdad.

No me endulcen las palabras como sí fuera tonta o como sí fuera débil.

Esta generación de pensadores ligeros y de facilitadores de la existencia queriendo reinventarlo todo!

Mis manos se llenan de grietas ya desde ahora y mi cabeza está cubriéndose de canas. No porque tienen la “tercera edad“, es porque son “viejas” y por ende sabias.

Envejecemos por la fricción de nuestros cuerpos con la tierra y la fricción de nuestras almas con las penas.

No somos adornos como las flores siempre en lozanía, o espectadores indiferentes como las piedras. Somos como los lobos, como las águilas, como los seres bellos y grandes de este mundo.

Y sobre “Nuestros viejos”.

Aquellos que sembraron, apuntalaron muros, trazaron caminos, dieron a luz, amaron, acertaron y fallaron, en éste, su mundo que ahora los despide y los hace sentir con los días prestados, como si ya no pertenecieran a aquí, como cuando te están corriendo de tu propia casa.

Qué pensarán? qué sienten?

La mayoría no salen desde hace mucho, por miedo a ser contagiados y se aferran a la esperanza de una vacuna. Cuándo antes un virus mortal fue tan selectivo y tan perverso en su mensaje?

Y si les preguntamos?

Seguramente quisieran hablar, pero callan y aparentan fortaleza para darnos ánimos.

Que extrañan mas?

Las reuniones familiares, las visitas, los paseos, la comadre, el carnicero, el tamalero, los abrazos, los chismes, la ida por el pan, y las gorditas por la mañana, o la misa del domingo?

Y en medio de este desorden e improvisando, escogemos también en un momento de emergencia a quien salvarle la vida.

Cómo determinar cuál vida tiene más valor? y quién dicta el veredicto? No hay tiempo para concluir un juicio de esta magnitud. Y aun así, muchos viejos son más prolíficos y creativos en sus últimos días, que muchos jóvenes o adultos en toda una existencia. La sombra de los árboles viejos son extensas, y sus troncos robustos.

Yo veo por mis viejos, pero cada día es más difícil por ese dejo de nostalgia y de despedida en sus ojos lagrimosos y se me rompe el corazón.

Y aquellos a quienes nadie cuida? Y los que llevan tiempo castigados? llegará a tiempo ese reencuentro?

Cuántas preguntas hoy. Este es un gran tiempo de reflexión.

Mi tío Sergio con esa forma liviana y natural de ver las cosas, me dijo el otro día; Estoy listo para morir, no tengo miedo, es lo mas natural que existe, tan natural como la misma vida. Por un momento sentí tranquilidad y lo entendí tal cual.

Hoy me resisto a la idea.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.
A %d blogueros les gusta esto: