La espera. Desde mi ventana.

Hoy, como todas las noches, abrí mi ventana y saqué la cara para recibir el viento fresco, esta vez quería asegurarme que aún está ahí.

Han cambiado tantas cosas que las tonteras y los miedos en ocasiones nos asaltan.

Volviendo al viento; ahí estaba, un viento plácido y prudente, no como en días pasados. Guardo silencio hasta contener la respiración, tratando de interpretarlo, quizá me pueda decir algo que los humanos no sabemos. Así como trato de comprender las aberraciones de este tiempo.

Grupos anarquistas en el mundo salen a las calles en medio de esta pandemia a pedir “justicia e igualdad”, a raíz del asesinato brutal de un joven negro americano en manos de un policía quien ya fue detenido y enfrenta cargos por homicidio junto con sus colegas en la escena, no obstante, los protestantes están vandalizando comercios, casas, edificios, joyerías, etc. Es muy triste ver esta decadencia. Los políticos y autoridades lo permiten para no echarse encima al electorado. El orden y estado de derecho ya no existe, todo son intereses y conveniencias políticas.

Ayer no escribí nada, ha sido el día más difícil de los meses que llevo encerrada. Salí de la cama muy tarde,para que el día fuese mas corto.

Después de un café y un par de galletas me quedé un largo rato en mi sillón, también sin hacer nada, hasta que finalmente un sueño salvador se apiadó de mi tristeza y me llevó de paseo por eventos extraños y sinsentido como los buenos sueños deben ser.

En esto de los sueños, cada quien tiene su propio estilo, yo a veces camino en el filo de una barda, donde una jauría de perros brincan para alcanzarme. Y entonces abro los brazos y empujo el aire hacia abajo y me elevo. Vuelo a veces demasiado alto, pero siempre me las arreglo para aterrizar.

Otro que se repite es cuando trato de cruzar una feria de juegos mecánicos, la rueda de la fortuna, la krakatoa, la montaña rusa, las canastas,etc. Calculo los tiempos exactos y avanzo con pericia evadiendo los carritos que suben, cruzan y bajan. Y yo los toreo. Olé! Nunca me ha embestido ninguno!

Ahora sueño con más peligro! que me duele la cabeza y la garganta!

Mañana será mejor!

Me voy a la cama, solo espero no tener que enfrentar, en vez de carritos y sillas voladoras de feria, bolas gigantes verdes con picos donde antes estaban las cabezas del martillo.

Prefieres escucharlo?

Puntuación: 5 de 5.

4 Replies to “La espera. Desde mi ventana.”

  1. Fernando Morlet dice:

    Animo. Esto es pasajero y templa el carácter, te hacec poner los pies en la tierra y revalorar lo que realmente importa, regresar a lo esencial. Hacer a un lado lo vano y superfluo

    Me gusta

  2. Anónimo dice:

    Confesiones de un robo. Para Regina, es simplemente ¡genial!.

    Le gusta a 1 persona

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.
A %d blogueros les gusta esto: