La pausa desde mi ventana.

Asomo mi cabeza por la ventana, despacio busco el viento puro y fresco de esta noche, el miedo de que traiga algún lamento está en mi mente. Pero no, aunque el silencio es mucho peor. Los lamentos son de quienes viven, el silencio de quienes partieron.

Es Mayo, pero no estoy segura, los días y las noches ahora pasan con prisa como cuando con los dedos tuerces el remate de un libro y se resbalan las hojas que no sirven hasta encontrar la buena que aún no llega y en todo esto, me he perdido en mis pensamientos de nostalgia e incertidumbre, tratando de imaginar un futuro para todos.

Los recuerdos los evito, no me sirven por ahora, son los tiempos en que los hombres se reinventan.

Que bueno es tener una ventana, asomar mi cabeza y despeinarla. Estoy bien entonces!

Escribo por mi y por quienes sobrevivían cada día, y ya no están, para quienes se pensaban invencibles y también se han ido. Y para los que nos quedamos a recomenzar.

Si tan solo tuviera al Dios de los hombres quizá podría escucharlo cuando saco la cabeza por mi ventana. Y no tendría miedo del silencio nunca más.

AG

Escucha el audio aquí

Puntuación: 5 de 5.

Formulario de registro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.
A %d blogueros les gusta esto: