Saltar al contenido.

Porque finalmente también somos lo que no nos perdonamos.

Con la esperanza de silenciar la cruel palabra dada y con la esperanza también de entregar el corazón que nos llevamos sin haber vaciado… caminamos.

La carga entre los hombros se ha inventado un rito encarnizado.

Profundas pisadas, lentos los pasos.

Y Dios, que no aparece por ningún lado.

Verde y viva la memoria del destinatario que quedo esperando.

Ese corazón que pesa que tulle y que llevo ya putrefacto.

Lentos los pasos del caminante.

El juez, que es el andante mismo, y el verdugo también, con el corazón impío, Profundas pisadas, lentos los pasos.

La carga con sus ritos y ese Dios que no aparece por ningún lado.

Y al final, en el camino, seremos, por las palabras no silenciadas, y los corazones que no entregamos, finalmente… lo que no nos perdonamos.

AG

Quieres escucharlo en Podcast?


Cinema Paradiso

Puntuación: 5 de 5.

7 Comentarios »

Responder a ENRIQUE CASTRO HERMIDA Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: