Porque finalmente también somos lo que no nos perdonamos.

Con la esperanza de silenciar la cruel palabra dada y con la esperanza también de entregar el corazón que nos llevamos sin haber vaciado.

La carga entre los hombros se ha inventado un rito encarnizado.

Profundas pisadas.

Y Dios no aparece por ningún lado.

Verde y viva la memoria del destinatario que quedo esperando.

Ese corazón que pesa y que llevo ya putrefacto.

lentos los pasos.

El juez que es el andante mismo, con el corazón impío, la carga con sus ritos y ese Dios que no aparece.

Y en el camino seremos, por las palabras no silenciadas, y los corazones que no entregamos, finalmente…. lo que no nos perdonamos.

AG

Quieres escucharlo en Podcast?


Cinema Paradiso

Puntuación: 5 de 5.

6 Replies to “Porque finalmente también somos lo que no nos perdonamos.”

  1. ENRIQUE CASTRO HERMIDA dice:

    Y luego ??

    Continua escribiendo…

    Te lo voy agradecer.

    Saludos

    Le gusta a 1 persona

  2. Con gusto Enrique. gracias por tu tiempo.

    Me gusta

  3. “Y Dios no aparece por ningún lado.”
    Me encanta. Nada menos que hermoso. Saludos Adriana. 🌷

    Me gusta

  4. Regis dice:

    Hermoso 😍

    Le gusta a 1 persona

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.
A %d blogueros les gusta esto: