“Si me toca, me toca”

Durante los últimos 20 años o mas, las mentes más ingeniosas, perversas y creativas nos contaban historias ficticias y escalofriantes sobre epidemias que corren como los chismes de un pueblo viejo o de zombies que contagiaban a los buenos y se extendían como los fake news de estos días.

A veces me daban risa, pero confieso en alguna ocasión haber dudado un instante sobre la posibilidad.

En realidad nunca creí que estaría viviendo algo como esto, no obstante,  ser una sobreviviente del H1N1 o influenza porcina del  2009.  Entré al hospital de Kendall en Miami donde vivía,  con el dolor de cabeza más espantoso que jamás he sentido, en unos minutos ya estaba aislada por un plástico de bañera y los médicos entraban vestidos de astronautas, los de sanitización rociaban un líquido que nunca supe si limpiaría el virus del ambiente o sacaría el chamuco de mi cuerpo. En aquella ocasión,  de las tres mujeres de edad aproximada a la mía que ocupamos el piso de los apestados, solo yo salí con vida. todavía ronda por mi cabeza la idea de imprimirme una camiseta que escriba… “sobreviví al Swine Flu” en castellano o mejor a lo mexicano; “el H1N1 me hizo lo que el viento a Juárez”

Volviendo a lo de las películas, no sé si eran mensajes infiltrados por extraterrestres a la humanidad, profecías, universos paralelos, nos echaron la sal o pura creatividad de nuestros cineastas, pero hasta el día de hoy, cada mañana cuando despierto, miro alrededor y escucho los pajaritos cantar más fuerte que nunca, el sol tan normal como si nada, pareciera un día como otros, en ese momento la idea de la pandemia se cruza atropellandolo todo, me traspasa con  un puñetazo en el estómago, y pienso;  no, no puede ser, o si? estoy teniendo una pesadilla, esto no puede estar pasando. Es tan nuevo que todavía no me acostumbro y cada mañana tengo que convencerme y aceptar la realidad.  O quizá no lo es y aún ahora estoy soñando una larga pesadilla. 

Al día de hoy, el covid 19 no ha logrado endulzar mi carácter, quizá pronto lo haga, me siguen chocando los mensajes de optimismo exacerbado que a huevo tienen que darnos lecciones de positivismo y de amor y que lo único que logran es enojarme más. A veces pienso que no es un mensaje de positivismo es la oportunidad de algunos de protagonizar  y sentirse buenos. Cuántas epidemias y pestes no ha pasado la humanidad? cuantas guerras? cuantas catástrofes? Y cuando hemos cambiado la naturaleza humano-animal que nos posee o a la que pertenecemos? Nunca.  Seguimos peleando por las mismas cosas unos contra otros y comiéndonos este planeta. En fin. Me brinco las bobadas mañaneras y me fijo en los memes tan maravillosos que han arrancado las únicas risas de mi cuerpo ya entumido y en engorda de los últimos tres meses.

Durante este tiempo de encierro, he escuchado las versiones mas increíbles y absurdas que seguramente serán los guiones de las próximas películas de ciencia ficción de este género pandémico y que serán por mucho superiores.

Una de las mejores es la que me envió Toño, “el amo de las semitas”y que describe al virus como un agente electro- biológico llamado 5G y dice así;

“las antenas 5G tienen la capacidad de controlar el clima, controlar las mentes y manipulan las emociones. Manejan los cerebros por medio de teléfonos celulares, televisión, radio, etc. y nos dan ordenes directas en forma de voces en la cabeza, interfieren para generar miedo y angustia, convierten a un individuo en un ser asesino masivo impulsivo” según esta versión los mas vulnerables serán eliminados masivamente. Según esto, los conspiradores (gobiernos y medios de comunicación) se encargan de congelar cadáveres y hasta suplantar muertos con maniquíes para asustar a la población. El fin ultimo seria crear una vacuna (tercera fase del plan) “administrada de manera compulsiva, por ley o por garrote con la cual finalmente con una alta dosis de aluminio pulverizado formaran nanofibras y nanobots que afectan la glandula pineal, donde se ancla la antena y se podrá controlar a la humanidad” los amos del mundo vencedores!

De lo anterior sobresalen dos cosas, la elevadísima capacidad creativa y la tremenda ignorancia de este pueblo de fantasías, tlatoanis, espejos mágicos y fervor inquisitivo.

Cuál será el costo en vidas humanas de esta terquedad de creernos invencibles y mas fuertes que los demás, o quizá la certeza de que eso no nos puede pasar a nosotros? o finalmente… “si me toca, me toca”

 

 

En tiempos de Covid19

 

One Reply to ““Si me toca, me toca””

  1. Alejandro Martinez dice:

    Tristemente cierto, la ignorancia cobrará la vida de miles mexicanos.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.
A %d blogueros les gusta esto: